La soja se posiciona como el principal cultivo de verano

EL AREA SEMBRADA LLEGARA A 513 MIL HECTAREAS

La soja, cuya área sembrada crece año a año en toda la región, se posiciona como el principal cultivo de verano para la exportación, fenómeno que se registra ininterrumpidamente desde el año 2000. Por su parte, los técnicos de la Diea (Mgap) proyectan otro excelente año en materia de cultivos de verano, estimando que el área sembrada llegará a unas 513 mil hectáreas.

La producción de esta campaña llegaría a 700 mil toneladas.

 

 

En materia climática los pronósticos son favorables. Dentro de los cultivos de verano que se destacan por los niveles previstos de producción, están el sorgo granífero y el maíz. Un desempeño contrario al esperado tuvieron granos forrajeros como el girasol, que continúa con el deterioro en los volúmenes plantados debido a la aparición de una enfermedad llamada fumosis, que en los últimos tres años ha afectado seriamente a este tipo de cultivos.
En materia de comercialización el maíz es prácticamente un cultivo de uso interno. No existe una comercialización que habilite la exportación del mismo. Últimamente se ha registrado un aumento en la demanda interna de maíz, atribuida al aumento de la producción animal, especialmente la cría de cerdos y aves. Nuevas modalidades de producción requieren maíz para raciones, incluso en el caso del ganado vacuno.
En cuanto a la soja, se trata de un cultivo que tiene como destino la exportación, aunque Uruguay explora aún la apertura de nuevos mercados. En el caso del girasol, las aceiteras nacionales absorben la totalidad de la producción y sólo se exportan los excedentes.

Producción de soja llegaría a 700 mil toneladas

 

La revista alemana Oíl World, dedicada a temas energéticos, estima que la producción de soja en Uruguay llegará en la campaña 2006 2007 a 700 mil toneladas, contra las 630 mil de la cosecha anterior.
La publicación realiza en su última edición una evaluación sobre la producción de soja, uno de los productos agrícolas usados para fabricar biocombustibles.
Según estima, la cosecha de soja de los cinco principales países productores de Sudamérica se mostraría en alza, porque la caída de la producción de Brasil sería compensada por el crecimiento de los otros países de la región. Para la zafra 2006 2007 cinco países latinoamericanos producirían 102 millones de toneladas de soja. Brasil sufriría una disminución en su producción anual, que pasaría de 55 millones a 52 millones de toneladas, por una disminución en los rindes a causa de una reducción del uso de fertilizantes y pesticidas por parte de los productores. Las estimaciones de Oíl World son de un incremento en la producción de Argentina (pasa de 40,6 millones a 42,7 millones), de Paraguay (pasa de 3,8 millones a 4,6 millones de toneladas), de Bolivia (incrementa de 1,5 millones a 1,8 millones) y de Uruguay, que se estima llegará a 700 mil toneladas, contra 630 mil de la campaña pasada. El crecimiento de la producción es consecuencia de la mayor área sembrada, pero también de un incremento en los rindes, que para la región pasa de 2,5 toneladas por hectárea a 2,6 toneladas.